Skip to main content

A ti, oh grande y eterno Dios,

Señor del Cielo y del abismo

a quien obedecen los vientos y las olas,

nosotros hombre de mar y guerra,

marinos de Colombia.

 

Desde nuestras bases

y santas naves armadas para la Patria,

elevamos nuestros corazones.

salva y exalta en tu fé,

oh gran Dios, a nuestra nación.

 

Da justa gloria y poderío a nuestra bandera,

ordena que las tempestades y los vientos le

sirvan y pon sobre el enemigo el temor

a ella.

Y haz que siempre la ciñan como defensas,

pechos de hierro más fuerte que el acero

que acoraza nuestras naves y nuestras

Armas, y dales por siempre la victoria.

 

Bendice, Oh! Señor,

nuestros hogares lejanos,

nuestros seres queridos y

bendice al caer de la noche,

el reposo de nuestro pueblo,

y bendícenos a nosotros que por asegurarlo

Velamos en armas sobre el mar.

 

Bendícenos Señor.

Colombia patria mía

Te llevo con amor en mi corazón,

Creo en tu destino

y espero verte siempre Grande,

respetada y libre.

En tí amo todo lo que me es querido;

tus glorias, tu hermosura, mi hogar,

las tumbas de mis mayores,

mis creencias, el fruto de mis esfuerzos

y la realización de mis sueños.

Ser marino tuyo, es la mayor de mis glorias.

Mi ambición más grande

es la de llevar con honor

el título de Colombiano,

y llegado el caso,

Morir por defenderte