Skip to main content

Inicia una nueva década y con ella surgen nuevos retos y oportunidades para el país y la Armada Nacional. Uno de ellos proviene de la cuarta revolución industrial y sus acelerados avances tecnológicos, que impactan los ciclos de vida de los equipos por la obsolescencia tecnológica. Estos avances muestran que los buques inteligentes son una realidad; en un futuro navegarán por nuestro territorio marítimo, llegarán a nuestros puertos y serán una parte importante en el desarrollo de las actividades marítimas. Esta tecnología está a disposición del Estado y de la Armada, pero también, en muchos casos, de las organizaciones de crimen trasnacional.